Artículos y entradas de blog

Hemos guardado el contenido para usted.
Ir a Mi contenido
Fácil acceso

Asegúrese de poder acceder siempre a sus contenidos favoritos conectando Mi contenido con su correo electrónico.

Conectar mi correo electrónico
¿Ya está conectado?

Si ya ha conectado Mi contenido con su correo electrónico, todo lo que tiene que hacer es verificar su correo electrónico.

Verificar mi correo electrónico
Página principal del blog / Cirugía, Hospital / Su guía sobre la laringectomía total

08 febrero 2022

Su guía sobre la laringectomía total

Esta Guía de laringectomía total lo ayudará y lo guiará a través de su cirugía y recuperación después de su laringectomía. La información antes de la cirugía es clave para una mejor recuperación.

Esta guía sobre la laringectomía total se creó para informarle de lo que puede esperar después de la cirugía. 

Vaya poco a poco.

La primera etapa después de la cirugía puede ser difícil para algunas personas. Pero intente recordar que la mayoría de las personas que se han sometido a una laringectomía total siguen llevando una vida activa normal.

Mientras lee esta sección, coja papel y bolígrafo, y anote las preguntas que quiera hacer a su equipo clínico. Están ahí para ayudarle y querrán que esté totalmente preparado para su cirugía, lo que incluye responder a cualquier pregunta que desee plantearles.

Sobre la cirugía:

Su médico le ha dicho que necesita someterse a una laringectomía total. Irá al hospital donde un cirujano le extirpará la laringe durante una operación.

Su laringe:

La laringe está situada encima de la tráquea. Es la entrada a las vías respiratorias y es esencial para respirar, hablar y tragar con seguridad.

Aprender a respirar, hablar y tragar después de la cirugía:

  • Respirar: Cuando inhala y utiliza la nariz, la laringe se abre para dejar que el aire caliente y húmedo llegue a los pulmones.
  • Tragar: Cuando come, mastica y traga, su laringe cambia de posición. De este modo, las vías respiratorias se cierran para evitar que los alimentos y los líquidos entren en los pulmones.
  • Hablar: En su laringe tiene dos pliegues de tejido muscular llamados cuerdas vocales. Cuando habla o canta, vibran, y es entonces cuando se crea un sonido.
Hay aplicaciones útiles con ejercicios de voz y respiración. Búsquelas en el AppStore o Google Play.

Un gran equipo cuidará de usted:

En el hospital, conocerá a mucha gente diferente. Puede resultar abrumador y puede que, a veces, sienta que tiene que responder a las mismas preguntas una y otra vez.

Le harán un examen médico, le harán pruebas y mucho más. El equipo clínico está ahí para ayudarle, tienen diferentes funciones para que se sienta cómodo y preparado.

Lea aquí sobre diferentes funciones y roles

  • Cirujano: es la persona que llevará a cabo la intervención quirúrgica
  • Anestesista: es la persona encargada de mantenerle dormido durante la cirugía, y sin dolor durante y después de la misma
  • Logopedas y Enfermeras: mientras está en el hospital, le enseñarán a hablar después de la cirugía

Glosario

¿Por qué una laringectomía total?

La laringectomía es una cirugía que salva vidas en la que se extirpa la laringe.

Imágenes:

Aprender a respirar después de una laringectomía:

La cirugía afectará a ciertas partes de su vida. Su cuerpo y sus pulmones saben cómo respirar. Después de la intervención, seguirá respirando con normalidad pero a través del estoma del cuello. También hay herramientas útiles que le pueden ayudarle a respirar mejor, así como ejercicios.

Hablar después de una laringectomía:

Aprenderá otra forma de comunicarse y de hablar. En el hospital, después de la laringectomía total, un logopeda le enseñará a hablar.

Recuperación de la voz:

Hay diferentes opciones para hablar. Pregúntele a su equipo médico qué opción es la mejor para usted.

Después de la operación:

La duración de la cirugía depende de sus circunstancias personales. Esto es algo que su cirujano o enfermero repasará con usted. Se despertará en una sala de recuperación y luego se le trasladará a su habitación en el hospital. En muchos hospitales, es normal compartir la habitación con otras personas.

Duración de la estancia hospitalaria:

La duración de la estancia depende de su situación y de la cirugía, pero suele ser de 2 a 3 semanas. Podrá y se le permitirá volver a comer normalmente alrededor de una semana después de la cirugía. Es entonces cuando se le enseñará a hablar.

Tendrá puntos o grapas en el cuello durante unas dos semanas. Por lo general, se le retirarán antes de que se vaya a casa. Si todavía tiene los puntos al irse a casa, volverá a su centro hospitalario más adelante para que se los quiten.

Durante el periodo de tiempo posterior a la cirugía, experimentará algunas molestias. Habrá un equipo en el hospital para ayudarle a aliviarlas. Se asegurarán de que pueda cuidar de sí mismo, para que se sienta seguro al volver a casa.

Preparación de la cirugía:

Antes de la operación, tendrá algunas citas con el médico, el enfermero y otros profesionales médicos. También habrá que realizar algunas pruebas.

Al reunirse con el equipo médico antes de la cirugía:

  • Traiga una lista completa de todos sus medicamentos: con receta, sin receta, vitaminas, minerales, suplementos nutricionales, cremas, parches, etc.
  • Los resultados de las pruebas que le hayan hecho en otros hospitales: ergometría, ecocardiograma, análisis de sangre, etc.
  • Nombre y número de teléfono de su médico de cabecera, centro de salud, familiar y/o amigo con el que se pueda contactar

Si no se le ha aconsejado lo contrario, puede seguir con su medicación actual hasta que usted y su médico hayan tenido la primera reunión prequirúrgica.

Después de esta reunión, se le aconsejará sobre qué medicamentos/tratamientos puede seguir recibiendo y cuáles debe interrumpir antes de la cirugía.

Durante la reunión prequirúrgica, es posible que tenga que someterse o no a algunas pruebas, como análisis de sangre, radiografías, electrocardiograma y similares. Su equipo médico sabrá qué tipo de pruebas necesitará para su situación personal.

Si le preocupa la operación, dígaselo a su enfermero y a su médico. Su enfermero puede aconsejarle que hable con alguien y también informará al equipo médico del hospital.

Día de la operación:

Cuando llegue el día de la operación, intente relajarse. Si se siente preocupado o estresado, dígaselo a su equipo del hospital.

Recuerde quitarse todo lo que lleve suelto como joyas, relojes, audífonos, prótesis dentales, etc.

Caminar es bueno antes y después de la cirugía, así como durante el período de curación.

A veces, el paciente llega al quirófano caminando con la ayuda de los enfermeros o se le traslada en una camilla del hospital.

Al entrar en el quirófano, verá a muchas personas concentradas en diferentes dispositivos. Esto puede resultar agobiante. Recuerde que están ahí para ayudarle y que están acostumbrados a realizar operaciones.

Durante la operación:

No sentirá ni recordará nada de la cirugía. Estará completamente dormido, respirando a través de un tubo que se coloca en la boca y que baja por la tráquea.

También es posible que tenga un catéter urinario.

El tubo para respirar se retirará una vez finalizada la cirugía.

Después de la operación:

Se le trasladará a una sala de recuperación o a la UCI, donde empezará a despertarse lentamente. Allí, los enfermeros comprobarán su temperatura, pulso, presión arterial y niveles de oxígeno. También le preguntarán sobre su dolor y le proporcionarán analgésicos.

Cuando los enfermeros consideren que es el momento adecuado, le llevarán a su habitación del hospital.

En la sala:

Los enfermeros le mostrarán cómo pedir ayuda, le asistirán si lo necesita y le guiarán durante su recuperación y estancia en el hospital. También le presentarán a otras personas que trabajan en el hospital.

Tratamiento del dolor:

El enfermero y el equipo médico le preguntarán sobre su dolor y le ayudarán a controlarlo. Recuerde, si empieza a sentir alguna molestia, hágaselo saber a su enfermero de inmediato para que no empeore.

En el hospital, el tratamiento para el dolor se puede administrar por vía intravenosa, a través de una GEP (gastrostomía endoscópica percutánea) o a través de una sonda nasogástrica, como se indica en la siguiente sección.

Al salir del hospital y volver a casa, recibirá ayuda con el tratamiento para el dolor.

Tubos:

Es posible que tenga tubos conectados a su cuerpo cuando se despierte. Pueden ser alguno de estos:

  • Tubo de laringectomía: Un tubo colocado en el estoma del cuello para evitar que se cierre.
  • Sonda urinaria: En cuanto a la orina, el equipo médico querrá hacer un seguimiento de sus niveles diarios de orina.
  • Sonda nasogástrica (sonda nasal): Tendrá una pequeña sonda en la nariz que proporcionará nutrición, alimentos y medicamentos a su estómago.
  • GEP: Gastrostomía endoscópica percutánea

Dependiendo de la cirugía, es posible que tenga algunos drenajes quirúrgicos en la piel para recoger fluidos.

La comunicación después de una laringectomía:

Durante su estancia en el hospital, un logopeda le enseñará a empezar a hablar. En algunos lugares, los pacientes empiezan a hablar con una prótesis de voz el séptimo día después de una laringectomía total.

En otros, los pacientes comienzan a hablar con un laringófono aproximadamente 5 días después de la laringectomía.

Traiga papel y bolígrafo. Muchas personas guardan sus notas en una caja en casa.

También puede utilizar una pequeña pizarra con un rotulador que se pueda borrar.

Caminar después de la cirugía:

Como se ha mencionado anteriormente en esta sección, su equipo médico querrá que camine y se mueva tanto como sea posible. Puede ser agotador, un poco doloroso al principio y no es algo que querrá hacer todo el tiempo. Sin embargo, caminar por la sala reducirá el riesgo de complicaciones posoperatorias y facilitará su recuperación.

Caminar también es excelente para el estómago. Moverse suele activar los intestinos y puede evitar el estreñimiento y los gases.

Comer después de una laringectomía:

Después de una laringectomía, no podrá comer ni beber durante la primera fase de recuperación. La boca y el cuello deben sanar primero.

La dieta oral es el objetivo que se debe conseguir lo antes posible. Los tubos solo están ahí para ayudar. Lograr una buena deglución es obligatorio.

La nutrición, los alimentos, las bebidas y los medicamentos se administrarán a través de la sonda nasal.

Intente masticar aunque no tenga nada que masticar. Es una forma estupenda de entrenar los músculos y la memoria corporal.

Tragar después de una laringectomía:

Una vez que pueda tragar alimentos líquidos, se le retirará la sonda nasal.

Después de unos días, podrá pasar lentamente a la comida blanda antes de empezar con la comida más dura. Evite probar alimentos como las galletas (dulces y saladas) al principio. Recuerde que no se va a atragantar. Puede que se sienta incómodo, pero no se atragantará.

Tragar es igual que antes de la cirugía. Al principio, es posible que necesite ayuda. Utilice la lengua para empujar la comida hacia el esófago. También es posible que tenga que beber más mientras come.

Si ha pasado por radio o quimioterapia, puede que tenga que llevar la sonda nasal más tiempo. A veces, el equipo médico quiere realizar una radiografía antes de retirar la sonda.

Si tiene alguna duda, pregunte al equipo médico. Anote las preguntas a medida que se le ocurran, para no olvidarlas. Podrá plantearlas cuando tenga oportunidad.

Cómo cuidar el estoma después de una laringectomía:

Inmediatamente después de la operación, el enfermero se ocupará de su estoma. También le enseñarán a cuidar de su estoma por sí mismo.

Preste atención a las instrucciones y practique con la mayor frecuencia posible en el hospital. En el hospital, recibirá ayuda si lo necesita, pero en casa tendrá que cuidar de sí mismo.

Nota: Incluso si vive con una pareja, es muy importante que pueda cuidar de su estoma usted mismo. No puede delegar totalmente en otra persona; porque puede que no esté presente todo el tiempo. Al principio, es posible que reciba algo de ayuda adicional en casa después de salir del hospital. Debe seguir practicando y tratar de hacer todo lo que pueda usted mismo. Con el tiempo verá que los cuidados de su estoma son mínimos y le llevarán poco tiempo.

  • La limpieza le ayudará a mantener el estoma libre de secreciones y mucosidad.
  • La limpieza también contribuirá a que su estoma reciba aire fresco para sus pulmones.
  • La succión puede ser necesaria si su enfermero así lo considera, entonces se le mostrará cómo usar la máquina de succión y con qué frecuencia.

Después de un tiempo, esto se convertirá en rutina y tardará menos.

Intercambiador de calor y humedad (Heat and Moisture Exchanger, HME):

Para permitir que los pulmones funcionen de la mejor manera posible, el uso de un HME es de gran importancia. Al respirar por la nariz, esta calienta y humedece el aire que baja a los pulmones.

Que es un HME
HME: intercambiador de calor y humedad

Al respirar a través del estoma, el aire que llega a los pulmones es frío y seco. Es como respirar a través de un caramelo de menta, como dijo un paciente laringectomizado. El aire frío y seco afecta negativamente a los pulmones. Puede aumentar la mucosidad y respirar de esta manera también hará que los cilios dejen de funcionar. Los cilios son proyecciones similares a cabellos que se encuentran en los pulmones y en las vías respiratorias, y cuya función es atrapar todas las partículas que entran por las vías respiratorias. El moco transporta esas partículas y se expulsan por la nariz o se tragan.

Después de la operación, esas partículas y mucosidades serán expulsadas a través del estoma. Piense en ello como si se sonara el estoma en lugar de sonarse la nariz.

Utilizar un HME es como tener una nariz para los pulmones. Mejora su salud. Y utilizar el mejor HME para cada ocasión puede mejorar su vida diaria.

La espuma del HME hará que el aire que respira sea más cálido y húmedo.

Utilice un HME todos los días y todas las noches. Recibirá los HME en el hospital, asegúrese de llevar los que necesita al volver a casa.

Tubo de laringectomía:

Puede que utilice un tubo blando, conocido como tubo de laringectomía, para evitar que el estoma se reduzca o que cicatrice la herida.

El equipo médico del hospital le enseñará a utilizar la cánula y a limpiarla.

LaryTubes

Ducharse:

El agua representa un riesgo para las personas laringectomizadas debido al estoma. En el hospital, se le enseñará a ducharse con seguridad.

Hay un producto especial que puede utilizar al ducharse. Asegúrese de llevarse uno a casa.

Ayuda para la ducha después de una laringectomía total

Volver a casa:

Antes de volver a casa, se reunirá con su equipo clínico y hablará de todos los aspectos necesarios para ser independiente en casa. También identificarán si necesita ayuda adicional.

Al salir del hospital, si necesita una máquina de succión de secreciones, lo más probable es que el hospital le preste una, ya que normalmente solo la necesitará durante un breve periodo de tiempo.

También se le proporcionará:

  • HME
  • Ayuda para la ducha
  • Adhesivos
  • Receta para analgésicos, HME y cuidado del estoma.

En casa:

Puede ser un alivio volver a casa, pero también da un poco de miedo dejar la seguridad del equipo clínico del hospital.

Intente llevar una vida lo más «normal» posible. Pasee a diario y respire aire fresco, aunque llueva.

Encuentre su efecto Lilly.

Pida una pulsera de identificación médica y una tarjeta para llevar en la cartera que indique a los profesionales sanitarios y a otras personas que tiene un estoma en el cuello en caso de emergencia.

Dolor mental y físico:

Es difícil decir durante cuánto tiempo sentirá dolor, ya que varía según las personas. Recibirá medicación para el dolor, por lo que no debería sentir demasiado.

Estos son algunos consejos para controlar el dolor en casa:

  • Tome sus medicamentos a la hora indicada. No espere, tome el medicamento de forma regular según lo prescrito por su médico.
  • Llame a su contacto/enfermero si los analgésicos no le ayudan.
  • Si su médico no le ha indicado lo contrario, evite consumir alcohol y conducir si está utilizando medicamentos fuertes para el dolor.
  • A medida que pasa el tiempo y la curación va progresando, podrá ir disminuyendo la cantidad de analgésicos.
  • No tome más de los que le hayan recetado.
  • Lleve un registro de cuándo y cuánta medicación toma. Escríbalo.
  • Algunos analgésicos pueden causar estreñimiento. Si experimenta efectos secundarios, póngase en contacto con su médico.
  • El ejercicio es bueno para todos, salga a caminar.

La cirugía a la que se ha sometido le está afectando a usted, a sus sentimientos y a partes de su vida.

No está solo. Su equipo médico está a un correo electrónico o una llamada de distancia. Si necesita hablar con alguien, su equipo médico puede ayudarle poniéndole en contacto con un trabajador social.

También hay grupos de apoyo donde podrá conocer a otras personas en su misma situación.

Actividad física:

Después de la operación y cuando esté de nuevo en casa, podrá volver a hacer la mayoría de las cosas/actividades que hacía antes. El ejercicio es una gran manera de ganar fuerza y resistencia.

Caminar es una actividad excelente, empiece despacio y dé paseos cortos. Aumente sus niveles de ejercicio suavemente. Consulte a su equipo médico antes de intentar hacer ejercicios más físicos o más duros. Dependiendo de lo que su médico le haya aconsejado, no levante peso, necesita esperar al menos dos meses o más después de su cirugía para hacerlo

No se sorprenda si experimenta algún contratiempo. No está acostumbrado a respirar a través de un estoma y puede llevar un tiempo aprender a optimizar la respiración.

Si todavía está tomando medicación o analgésicos, es posible que se sienta con menos energía.

Hay algunas cosas que deberá evitar como la natación, las saunas y los deportes acuáticos.

Cuando le den el alta en el hospital y vuelva a casa, a veces sentirá que las cosas no van como deberían. No se preocupe, su equipo clínico está ahí para apoyarle durante su recuperación.

Es importante que avise a su equipo clínico si cree que está experimentando alguno de los siguientes problemas:

  • Dificultad para respirar
  • Mucosidad excesivamente seca/tapones mucosos que no puede eliminar o succionar
  • Dolor en el pecho
  • Fiebre superior a 100,5 0F o 38,5 0C
  • Producción de secreciones espesas y malolientes
  • Enrojecimiento y/o molestias en el estoma o en la incisión, o alrededor de ellos
  • Sensación de que el estoma y/o la incisión están más calientes de lo habitual
  • La piel cerca y alrededor del estoma, del cuello y/o de las incisiones se rompe o supura en exceso
  • Problemas o incapacidad para tragar
  • Dificultades para hablar después de haber hablado bien con la prótesis
  1. Zuur JK, Muller SH, de Jongh FH, Van ZN, Hilgers FJ. The physiological rationale of heat and moisture exchangers in post-laryngectomy pulmonary rehabilitation: a review. Eur Arch Otorhinolaryngol. 2006;263(1):1-8.
  2. Mercke U. The influence of varying air humidity on mucociliary activity. Acta Otolaryngol. 1975;79(1-2):133-9.
  3. Mercke U, Toremalm NG. Air humidity and mucociliary activity. Ann Otol Rhinol Laryngol. 1976;85(1 Pt 1):32-7.
  4. Scheenstra RJ, Muller SH, Vincent A, Ackerstaff AH, Jacobi I, Hilgers FJ. Short-term endotracheal climate changes and clinical effects of a heat and moisture exchanger with an integrated electrostatic virus and bacterial filter developed for laryngectomized individuals. Acta Otolaryngol. 2010;130(6):739-46.
  5. Zuur JK, Muller SH, Vincent A, Sinaasappel M, de Jongh FH, Hilgers FJ. The influence of a heat and moisture exchanger on tracheal climate in a cold environment. Med Eng Phys. 2009;31(7):852-7.
  6. Hilgers FJM, Ackerstaff AH, Balm AJ, Gregor RT. A new heat and moisture exchanger with speech valve (Provox stomafilter). Clin Otolaryngol Allied Sci. 1996;21(5):414-8.
  7. Ackerstaff AH, Hilgers FJ, Balm AJ, Tan IB. Long-term compliance of laryngectomized patients with a specialized pulmonary rehabilitation device: Provox Stomafilter. Laryngoscope. 1998;108(2):257-60.

Más ayuda profesional y soluciones médicas en Atos Medical

Visite Atos Medical